viernes, 6 de junio de 2014

Mamantel


Hablar de Mamantel es viajar al pasado y remontarse al siglo XIX, es conocer el legado histórico, patriótico y comercial de un pueblo que llego a ser un punto estratégico de distribución y comercialización en el sureste.

Es un pueblo pintoresco que empezó a formarse a base de trabajo y el sudor de sus gentes bañó nuestras inmensas selvas, fertilizando así el suelo histórico sobre el que se levanta nuestro Campeche; pueblo que jamás imaginó la grandeza que alcanzaría a través del tiempo y de la historia.

Es impresionante visitar este lugar y estar en contacto con el pasado, en donde las cosas se enfrentan a nosotros en la elocuencia del silencio... no hay mucha gente, solo quedan sus huellas, mismas que nos invitan a reconstruir todo con la ayuda de la imaginación y los relatos de Don Baloy Zúñiga Sosuaga, que nos transportan a épocas pasadas de resplandor y gloria. La selva poco a poco va recuperando lo que un dia le quitaron, en ella solo queda un mudo testigo...el silencio.

Hablar de este pueblo en el primer cuarto del siglo XX, es hacer un viaje al pasado, es un encuentro con el ayer e imaginárselo lleno de esplendor y colorido con su maravillosa gente trabajadora deseosa de sacar adelante su pueblo.

Era como cualquier otro poblado, con su pequeña plaza y su obelisco al centro, dicha plaza estaba rodeada de casas con sus techos de teja francesa, y la pequeña iglesia donde se veneraba a la Virgen de la Concepción cada 8 de diciembre; lo cual marcaba el inicio de la feria de la población. En el primer cuadro del poblado se encendían cuatro faroles, uno en cada esquina.

Este pueblo cuenta con sitios muy importantes, los cuales son dignos de visitar como: La iglesia, la placa de Juárez, la casona y su pequeña plaza.

La iglesia 

Sabemos que a través de la historia universal, la religión ha jugado un papel muy importante en el desarrollo de los diferentes pueblos del mundo y, desde luego, Mamantel no es la excepción... es un pueblo católico. Su iglesia data del siglo XIX (1870), y fue construida con la fe y el amor de sus pobladores.

La fachada principal está orientada al oeste, en los extremos cuenta con dos columnas con la parte superior terminada en punta, en el centro un campanario doble y sobre éste una pequeña cruz.

La entrada principal es un gran portón con puertas características de esa época, flanqueada por dos columnas, cuenta con un moderno atrio y una escalinata al frente (estos dos últimos son de construcción reciente).

La iglesia estuvo sostenida en sus inicios por horcones de madera que el tiempo se encargó de deteriorar y en 1986 fueron sustituidos por castillos de concreto. El techo todavía conserva las tejas francesas originales. En su interior existe el altar presidido por la Virgen Purísima de la Concepción, que fue traída de la Isla del Carmen en el año de 1870.

En el año de 1896, el Sr. Manuel Valladares (q.e.p.d.) donó el nicho de madera en la cual, hasta la fecha, se encuentra resguardada la Virgen. Cabe hacer mención que en el costado derecho del nicho se encuentra una inscripción que da fe del hecho. 

El mosaico de la iglesia es de origen francés, al igual que las tejas del techo.

De acuerdo a las costumbres de la época, en las paredes de la iglesia se encuentran empotradas trece criptas de personajes importantes de la población, siendo la más antigua la del Sr. José Ángel Esquivel, quien falleciera a la edad de veintinueve años el 30 de marzo de 1890.

En el costado derecho del altar, existe un cuadro de Nuestra Señora de Guadalupe que tiene una inscripción que al calce dice:

“Hago constar que esta es la primera reproducción a colores tomada directamente de la original Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, editada por la Basílica como recuerdo del IV centenario de las apariciones”.

Placa a Juarez


En el año de 1861, antes de que Campeche fuera nombrado Estado, Mamantel era ya una sección municipal que pertenecía al partido del Carmen, (Campeche se dividía en 5 partidos).

Es en ese mismo año cuando en Campeche se reciben noticias del gobierno usurpador del centro, los campechanos deciden desconocerlo y levantan un acta donde declaran la separación de Campeche y de la Isla del Carmen del Gobierno del Estado de Yucatán.

Después de esta separación, Campeche nombra como primer gobernador del Estado al Lie. Pablo García y Montilla, y como Comandante General al Brigadier de Fragata Don Pedro Sainz de Baranda.

El Lie. Pablo García envía al Presidente de la República Mexicana el Lie. Benito Juárez copia del convenio para formar el Estado de Campeche.

Años más tarde, el 29 de abril de 1863, el presidente Juárez expide el decreto a partir del cual se ratifica a Campeche como uno más de los Estados de la República.

En marzo de 1891, es declarado mamantel como fundo legal de pueblo con una dotación original de 396 Has., después de este nombramiento inicia una nueva vida para este pueblo. En el año de 1906, durante el periodo presidencial del Gral. Porfirio Díaz Morí, en la pequeña plaza central es develado un obelisco con una placa de bronce conmemorativa para celebrar el Centenario del Natalicio de Don Benito Juárez, orgullo de todos los mexicanos. Esta placa ostenta la efigie de tan emérito mexicano, su lema “El respeto al derecho ajeno es la paz”, su rúbrica y el dato 1806-1906.

Actualmente en el lugar donde se encuentra ubicado dicho obelisco, existe un parque, mismo que se construye en el año de 1986 (en el trienio del Prof. José A. Uc Huchin) para darle mayor presencia a este monumento.

La casona



Esta construcción se encuentra ubicada en la calle Hidalgo # 32, fue construida a fines del siglo XIX por el Sr. Martinlano Soler y Moreno para la Señora Idelfonsa Carrol (de origen Francés).

Su fachada esta orientada al oeste y cuenta con tres puertas y dos ventanas; esta pintada de color ocre y blanco. El casco de dicha casa parecía ser indestructible, pues sus paredes son de un espesor increíble.

El techo, característico en zonas templadas, es alto y se cree que en un tiempo lució las famosas tejas de Marsella, Francia, ya que eran muy usadas porque las traían de lastre los barcos que venían a buscar los recursos naturales.

Cuenta con un tapanco que cubría toda la casa, esta hecho de madera amachimbrada, al cual el paso del tiempo no respeto; ya que se encuentra sumamente deteriorado.

En la actualidad, de la teja francesa no queda nada y si algo que rompe con lo característico de la construcción... el techo esta cubierto con láminas de zinc.

En ambos lados de la puerta existen grandes ventanas, que permitían el paso del aire y cuentan todavía con su característica herrería de aquella época.

En el interior de la casona, no queda nada de los mosaicos que originalmente tuvo, en una esquina se encuentra la Santa Cruz que data del siglo pasado, la cual fue traída de la Hacienda Granada.

En esta casa se crió Don José del Carmen Vera, mismo que llegó a ser Presidente de la Isla del Carmen.

La familia Sosuaga Suárez, habita la casa desde el año de 1969, anteriormente, fue habitada por el Sr. Placido Contreras quien la habitaba desde el año 1910, cuando su tío, Don José Santoyo, se la entrega para que viviera.

La alegría y la felicidad que reinara en una época en la casa, contrasta con la humilde y solitaria figura de la madre de nuestro narrador, el Sr. Baloy Zúñiga Sosuaga.

Es triste ver como el paso del tiempo ha devastado esta magnifica construcción; el pasto cubre el frente, las paredes se están cayendo, el costado norte de la casa en gran parte ya no existe, el tapanco con sus tablas amachimbradas se esta reventando y es nido de búhos y murciélagos.

La casa espera una mano amiga que le devuelva el esplendor de sus años mozos; y nosotros esperamos que el tiempo no se lleve esta bonita joya del siglo pasado.

Cabe hacer mención que en el trienio del Lie. José Ignacio Seara Sierra presidente del Municipio de Ciudad del Carmen (2006 -2009) se realizó el proyecto de restauración bajo el programa “Rescate de Inmuebles Históricos’’; con éste se pretende conservar la historia de nuestro Estado.

El proyecto comprendió: La Casona y La iglesia. Y fue dirigido por la Arquitecta María Teresa Nieto Chimal.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada